Síguenos...


Facebook

Twitter
Instagram

Youtube

Categorías

Bolas chinas, Fortalecimiento de los músculos pélvicos y Ejercicios de Kegel

 

 Productos de esta categoría en la tienda: clic aquí

Bolas chinas

 

Se trata de unas bolas fabricadas en diferentes materiales sin rugosidades (por higiene).

 

Bolas Ben Wa o bolas chinas (también bolas de geisha), por lo general son 2 bolas bastante ligeras que la mujer introduce en la vagina detrás del músculo pubocoxígeo, exactamente donde se colocan los tampone. Y que, normalmente, tienen en su interior otras bolas más pequeñas, creando un vacío en el interior. Mediante el movimiento las bolas interiores golpean con las exteriores y realizan una especie de efecto vibratorio, produciendo contracciones involuntarias de los músculos de la vagina y pélvicos, dando como resultado sensaciones muy eróticas y placenteras. Pueden ser incluso amplificadas mientras se camina.

 

Este producto lejos de ser un juguete sexual, está diseñado especialmente para fortalecer la musculatura del suelo pélvico (ejercicios de Kegel)  y es recomendado por matronas y ginecólogos con el fin de preparar la musculatura pélvica para el embarazo, recuperar la fortaleza muscular pélvica después del parto  y como terapia para mejorar y hasta eliminar la incontinencia urinaria, especialmente la de esfuerzo.  Además, al envolver el pubocoxígeo la vagina, la práctica de estos ejercicios aumenta el placer sexual de la mujer, permitiéndole tener orgasmos con mayor facilidad e intensidad.

 

Usos de las bolas vaginales

Se las hace participar en múltiples ocasiones antes de realizar el acto sexual, durante los juegos sexuales o fantasías al ser uno de los más famosos juguetes sexuales.

 

El ejercicio del músculo pélvico, en general, mejora el tono de la vagina y, con ello, su salud, incrementando la sensibilidad de la zona y potenciando la sensación orgásmica. Además, las bolas chinas en concreto, mejoran la lubricación vaginal notablemente y es un efecto que se nota desde los primeros usos. Las bolitas metálicas de su interior, golpean las paredes de la vagina con el movimiento, mejorando la circulación sanguínea de la zona y estimulándola de tal manera que,es posible mejorar el nivel de lubricación.

 

¿Cómo se utilizan?

La colocación es muy similar a colocar un tampón. Se introducen, dejando el cordel por fuera para su extracción.

 

Ejercicios de Kegel

 

Los ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, son unos ejercicios indicados para mujeres destinados a fortalecer los músculos pélvicos. También están recomendados para evitar alteraciones comunes como la incontinencia urinaria o también para facilitar el parto. En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.

 

 

Reciben este nombre por el Doctor Arnold Kegel, quien desarrolló estos ejercicios para sus pacientes en la década de 1940 como método para control de la incontinencia urinaria. Su artículo fue publicado en 1948.


Los ejercicios pueden realizarse en cualquier momento y lugar. Mucha gente prefiere hacerlos acostado o sentado en una silla. Tras un plazo de 4 a 6 semanas se debe advertir una mejoría, pero en algún caso pueden transcurrir hasta 3 meses para notar cambios.


Durante la ejecución de los ejercicios no deben sentir molestias ni en el abdomen ni en la espalda: si esto sucede es que se están realizando de forma incorrecta. Hay quien contiene la respiración o aprieta el tórax mientras contrae los músculos del piso pélvico; esto no es recomendable, lo correcto es que se relaje y se concentre en en los músculos del piso o suelo pélvico.


Principiantes

  1. Vaciar la vejiga.
  2. Contraer los músculos de la vagina durante tres segundos y relajar. Repetir 10 veces.
  3. Contraer y relajar lo más rápido que se pueda. Repetir 25 veces.
  4. Imaginar que se sujeta algo con la vagina, mantener esta posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
  5. Imaginar que se lanza un objeto con la vagina, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
  6. Imaginar que se acaricia un objeto con la vagina como una madre a un niño, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.


Estos ejercicios hay que realizarlos tres veces al día.


Iniciadas

  1. Tumbarse en el suelo con las rodillas dobladas y las plantas de los pies cara a cara.
  2. Mantener los músculos del estómago y de la vagina en posición relajada.
  3. Imaginar mentalmente las paredes interiores de la vagina e intentar acercarlas contrayendo los músculos (no se deben flexionar los músculos del estómago ni presionar los glúteos. Seguir dos veces más.
  4. Contraer lentamente contando hasta diez.
  5. Mantener los músculos contraídos con la vagina cerrada contando hasta veinte.
  6. Relajar contando hasta diez y volver a empezar.

 

El ejercicio debe hacerse durante diez minutos.


Para saber si están realizándose bien los ejercicios, después de unos cuantos días haciéndolos, se coloca un dedo o dos entre los músculos de la vagina y al contraer se debe notar que la vagina comienza a estrecharse.

 

Ejercicios de Kegel para una satisfactoria relación sexual

Debido a que los músculos vaginales de la mujer no están directamente controlados, hay cierta dificultad para controlarlos y desarrollarlos. La mejor manera para prepararlos para mantener una relación sexual es usándolos. Para ello debe insertarse algo en la vagina para que lo agarre. La primera forma de relajarlos es relajando totalmente el cuerpo. Luego se puede insertar un dedo en la vagina, se debe notar que atraviesa sus músculos y se tocan las paredes vaginales que no son lisas, se componen de muchos pliegues pequeños o arrugas, porque deben poder ajustarse al pasaje de la cabeza de un bebé. Explorar y conocer la propia vagina es conveniente y favorable para la salud sexual de la mujer.


La vagina de una mujer sin experiencia sexual es tensa porque aún no ha aprendido a relajar los músculos, no porque sean fuertes. Si estos músculos no se fortalecen al ser estirados, puede que no desarrolle nunca la capacidad de apretar cosas insertadas. El no fortalecerlos hace que disminuya el roce entre las paredes vaginales y todo lo que se inserte entre ellas, con lo que una penetración vaginal puede no ser tan satisfactoria como podría llegar a ser para los dos miembros de la pareja.


Relajar los músculos vaginales puede ser útil para una mujer cuando una pareja inserte su(s) dedo(s) o su pene o cuando un especialista necesite inspeccionar con sus dedos o una herramienta durante un examen ginecológico. Mantener estos músculos pélvicos fuertes puede aumentar la intensidad del orgasmo.


Motivos por los que se pueden atrofiar los músculos vaginales

 

- Falta de entrenamiento y uso

- Embarazo y posterior parto

- Por la edad

- Por sobrepeso

- Infección Urinaria Crónica

 

Ejercicio de kegel realizado con uso de bolas chinas terapéuticas

 

En los últimos años, se ha descubierto que el uso de bolas chinas especiales de uso terapéutico produce un ejercicio de kegel involuntario y sin esfuerzo. Tanto así, que son recomendadas por especialistas en suelo pélvico (sobre todo por problemas de ensanchamiento vaginal y por incontinencia urinaria de esfuerzo)

 

Video sugerido: http://www.youtube.com/watch?v=EYCXCQUZHiQ

 

 

Fuente: http://www.lineaysalud.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Bolas_chinas

http://lasbolaschinas.wordpress.com/tag/ejercicios-kegel/